relación tóxica

Si después de una relación, has cambiado por completo y no precisamente para bien, es muy probable que hayas estado una relación tóxica y no muy sana. No es fácil para nuestra salud mental acabar una relación así, lo mejor es acabar lo más sanamente posible esa relación. Para que no pasas por algo así, o simplemente evitarlo lo antes posible, a continuación te decimos 8 señales que indican que estás en una relación tóxica.

Señales de que estás en una relación tóxica

1. Hay estrés

En toda relación hay altibajos, estas suelen provocar algún tipo de estrés, pero todo dentro de lo sano. Sin embargo, si sientes estrés por culpa de lo que transcurre en la relación, discusiones, celos, desconfianza, es una clara señal que probablemente estés en una relación tóxica.

2. Sientes que todo es tu culpa

Durante toda la etapa de la relación, de todos los problemas que ocurren dentro de ella, sientes que eres el/la culpable de todo, si esto pasa quiere decir que probablemente estés en una relación tóxica. Los problemas se deben compartir y hablarlo entre los dos.

Sientes que todo es tu culpa
Gtrsonline

3. Para todo hay excusas

Durante y después de la relación, hay excusas para todo. Buscas situaciones para justificar todo tipo de acciones. Siempre buscas otros motivos para ocultar la tristeza que te está generando la relación.

4. Te sientes solo/a

Una relación es de dos, compartir momentos y experiencias. Si dentro de la relación te sientes solo/a, es claramente es señal de una relación tóxica. Te puedes ayudar comparando tu relación con otras amistades que tengas, si sientes que estas más feliz fuera de tu relación, significa que no estas en una relación sana.

5. No hay confianza

La desconfianza en una relación hacer provocar celos, celos tóxicos que no ayudan en la relación. Solemos creer que los celos son algo normal cuando estamos en una relación, pero es todo lo contrario, es sinónimo de desconfianza.

6. Suelen ignorarse

La conexión ya no es la misma, lo que antes parecía increíble, hoy en día intentáis evitarlo. Tratáis de no hacer cosas juntos y aunque el espacio personal es importante en cada uno, no es bueno llevarlo al extremo.

Suelen ignorarse

7. No eres la misma persona

Si desde hace tiempo sientes que has cambiado, convirtiéndote en una persona totalmente destina solo por el bien de la relación, puede que ahí haya una relación tóxica. En una relación sana, cada uno debe ser uno mismo, sin intentar cambiar uno al otro.

8. Lo aceptas

Al final del todo, aceptas que tu relación se ha vuelto tóxica y te cuesta mucho trabajo salir porque le amas mucho. Pero siempre recuerda que debes ver por ti primero, aceptarlo es el primer paso y si has llegado aquí, te será mucho más fácil dejar esa relación.