PUBLICIDAD

Señales de que estás saliendo con alguien que tiene el síndrome de Peter Pan

Señales de que estás saliendo con alguien que tiene el síndrome de Peter Pan

Algunas personas no logran crecer realmente, y no nos referimos precisamente a la estatura.

Algunas personas no logran crecer realmente, y no nos referimos precisamente a la estatura.

Sabemos ya que las relaciones de pareja son complejas y que cada una de ellas es un mundo, unas tienen una conexión más real que otras. Sin embargo, hay otro tipo de relaciones en donde ambos no logran compenetrarse a la perfección, y ese problema surge cuando uno de los dos no ha madurado personalmente, que aún está en la etapa de la adolescencia.

Es aquí cuando este tipo de circunstancias puede acarrear problemas en la relación hasta tal punto de verla terminada. A todo esto se le denomina el síndrome de Peter Pan.

¿Qué es el síndrome de Peter Pan?

Se denomina el síndrome de Peter Pan a la persona que no lo gran completar la madurez o más bien, muestra una personalidad inmadura en una edad adulta. Es decir, las personas con estas características presentan un desfase entre su edad emocional y su edad cronológica.

El síndrome de Peter Pan no está diagnóstico como un término científico ni psicológico, sino que es un perfil a lo que los profesionales pueden optar para llegar a una conclusión.

Este «síndrome» se presenta normalmente en hombres, pues se niegan a crecer emocionalmente y son extremadamente inmaduros debido a su edad. Esto tiene su origen en problemas de inseguridad y al temor de no ser queridos o aceptados.

¿Cómo saber si estás saliendo con alguien que posee el síndrome de Peter Pan?

Actitudes obviamente infantiles

Para empezar, resulta obvio darse cuenta si estás saliendo con alguien inmaduro debido a sus actitudes infantiles. Como por ejemplo bromas sin gracia, enojarse por cualquier cosa etc.

Es irresponsable

Si bien todos tenemos un grado de irresponsabilidad, las personas con el síndrome de Peter Pan son irresponsables ante todo en su vida.

Es extremadamente narcisista

Siempre piensa por y para él, actúa a consecuencia de su propio interés y casi nunca se hará responsable de sus errores.

No sabe estar solo

Te necesita para hacer cualquier cosa, ya sea para ver la TV o para hacer la comida, no sabe estar solo y siempre acudirá a ti en busca de ayuda.

Tiene miedo al compromiso

Para él, el compromiso es un obstáculo en su vida o más bien, le tiene miedo porque no sabe ni entiende como crecer a futuro.

Es arrogante

Se siente superior a los demás tanto mental como físicamente, cuando en realidad esto no es cierto.

No se responsabiliza de sus actos

Cuando comete errores no es capaz de solucionarlos, echa la culpa a los demás o si no actúa de manera brusca.

Inestabilidad laboral

No sabe encontrar un empleo estable y siempre culpará a su jefe sobre sus despidos. Una persona madura busca estabilidad tanto mental como laboralmente.

¿Sabías qué…?

También existe el síndrome de Wendy; hace referencia a aquellas personas que buscan constantemente complacer las necesidades de su pareja. Asumiendo así todas las responsabilidades y problemas de la otra persona.

TRENDING