El amor, ese sentimiento que hace perder la cabeza y tener mariposas en el estómago. ¡Todo el mundo ha conocido, conoce o conocerá el amor! Pero existen muchas maneras de expresar este sentimiento. Los perfiles de las personas muy enamoradizas son tan comunes como complejas. Lejos de verlo como algo divertido o emocionante, es una dimensión que suele traer tantas decepciones como épocas de crisis que es necesario saber afrontar.

¿Sabías qué?

Más allá de lo que creemos, las personas enamoradizas no son personas felices. Lo que hay muy a menudo tras esta conducta es una adicción al amor, a la sensación de atracción y efusividad de las primeras fases. Más tarde llega la frustración y el desinterés.

¿Por qué son así las personas enamoradizas?

Estas personas abundan y sus historias también, su relato vital, que no siempre es satisfactorio ni feliz. La mayoría de las veces están enganchados a una limbo emocional, donde los altibajos son constantes. Empiezan desde la emoción del enamoramiento a la pasión, si logran iniciar una buena relación, la propia estabilidad les puede generar monotonía e incluso decepción.

¿Eres más bien romántico? ¿Prefieres vivir al ritmo de la pasión? ¿O te alejas de todo lo que sea rutinario? Un test para descubrir tu forma de amar.