relación de las buenas
Unsplash | Unsplash Winters

Las relaciones que han vivido experiencias durante mucho tiempo, son más propensas a que la relación caiga en la rutina y se vuelva monótona. Sin embargo, hay relaciones las cuales viven ciertas experiencias que las hacen madurar sentimentalmente. Si has vivido estas 5 experiencias, probablemente estés en una relación de las buenas o «perfecta».

¿Cómo sé si estoy en una buena relación?

La intensidad de la conexión entre dos personas no depende del tiempo, para ello dependen muchos factores y, las experiencias vividas es una de ellas. Si vives intensamente o emociones fuertes con tu pareja, tienes más posibilidades de conocerle aún más.

1. Ya habéis tenido problemas

Para que una buena relación llegue a funcionar, es importante conocer el lado negativo de la otra persona, sus defectos y con ello comprobar cómo es cuando hay problemas. Es aquí cuando uno se da cuenta si podemos soportar o no las actitudes de la otra persona.

2. Habéis viajado

Viajar con un ser querido es algo que se debe hacer por lo menos una vez en la vida. Si lo hacemos con nuestra pareja, tendremos una experiencia única, conoceremos cómo es su espíritu aventurero, su destreza ante las adversidades desconocidas y muchos retos más.

3. Acompañas a tu pareja a sus sitios favoritos

Uno de los factores más importantes para que sea una buena relación, es la confianza, si ambos os acompañáis a sitios donde uno lo desconoce, es una buena señal. Por ejemplo, acompañas a tu pareja un bar, donde no conoces a nadie y solo estás los amigos de tu acompañante, esto es una clara señal que confías en esa persona.

4. Si conocieron a sus padre pero no fue muy bien…

Cuando conocieron a los padres del uno y del otro, la cosa no fue muy bien. Sin embargo, si los dos supieron afrontar ese problema de la mejor manera y poder superarlo, es una señal de que estás en una buena relación.

5. Tenéis algo en común

No precisamente hablamos de tener hijos, simplemente algo en común entre los dos que siempre recordaréis como algo importante en vuestra relación. Un lugar favorito, un obsequio, hasta por ejemplo una mascota. Es importante el mantener un vínculo con algo ajeno a la relación por si un día termina, recordarlo de la mejor manera.

Una relación sana y perfecta no tiene por qué estar destinada a durar para toda la vida. Una relación perfecta es aquella que, aunque ya no estén juntos, siempre habrá esa conexión especial donde ambos se recuerdan de la mejor manera.