Todos tenemos instinto, y también capacidad de analizar las cosas con minuciosidad. Pero, ya sea por una cuestión innata o por la educación que hemos recibido, tendemos a priorizar un tipo de pensamiento por sobre otro. ¿Qué tipo de mente te guía todo el tiempo? ¿Obedeces más a tu intuición o a tu intelecto? Esta imagen puede tener la respuesta. Mírala por unos segundos y dime…

¿Qué viste primero? Tu respuesta tiene mucho que decir acerca de tu personalidad.

Si viste la cara de una chica

Si lo primero que viste fue la cara de una chica, sin duda tienes una mente intuitiva. Generalmente sientes que sabes lo que tienes que hacer, aunque muchas veces no puedas explicarlo siquiera.

No te cuesta pasar a la acción, aunque a veces, claro, puedes toparte con los inconvenientes naturales de no haberlo planeado todo. Pero a ti no te importa, porque si un día tomas el camino equivocado, sabes que podrás volver. Te dejas guiar por lo que sientes, incluso cuando las cosas parecen no tener una explicación lógica.

Si viste un jarro con flores

Si lo que viste primero fue un jarro con flores, eres una mente analítica. Te importa mucho tener el control sobre las cosas, y por eso, muchas veces, te cuesta tomar decisiones.

No te fías del instinto, y por eso tratas de ser meticuloso. Eso consigue que siempre obtengas los resultados más o menos esperados, y que las cosas a tu alrededor parezcan fluir sin problemas. Te cuesta cambiar de dirección cuando pensabas que las cosas ya marchaban bien así, y puede que te paralices por un tiempo.

Si viste la manzana

Si lo primero en que fijaste tu atención fue en la manzana, sin duda eres una persona excepcional, con gran capacidad de equilibrio. Sabes manejar tus sentimientos y escuchar tu instinto, pero nunca dejas que este le gane a la razón. Simplemente, la acompaña. Eres un gran consejero, y las personas te buscan siempre para pedir tu consejo y apoyo. La parte mala, es que cuando eres tú quien necesita un consejo, puedes sentirte un poco solo.