test arbol

Muchas corrientes psicológicas han utilizado los árboles para descifrar aspectos de la personalidad de las personas. Los árboles son parte de la vida, y en especial, ocupan un lugar fundamental en la naturaleza, desde tiempos inmemoriales. Por eso, este test es muy útil para conectar con aspectos importantes de tu personalidad pero, además, para descubrir los caminos que inconscientemente estás tomando, y hacia dónde te harán llegar.

Es muy fácil. Sólo debes elegir con qué árbol te sientes más identificado. ATENCIÓN: Esta vez no se trata de la clase de test en los que debes responder lo primero que te venga a la cabeza. Por el contrario, mira bien los árboles y fíjate en todos sus detalles, el tronco, las hojas, y los elementos que lo completan. Recién entonces elije el que te gusta más.

test arbol

1. Árbol de los amantes

El primer árbol es conocido como el árbol de los amantes, y quienes lo eligen tienden a valorar el mundo de las ideas por sobre el resto de las cosas. Para ellos, sus ideales son lo más importante que tienen, y lucharán por ellos a capa y espada. Seguramente eres de los que sueñan con cambiar al mundo, y eso te hace estar vinculado a distintas causas que consideras justas. Ese camino te ayudará a alcanzar la realización personal, pero no debes olvidarte de ti mismo en el camino.

2. Árbol exótico

Los que eligieron el segundo árbol son personas flexibles y pacíficas. Saben dejarse llevar por el viento, y nunca quieren tener malos entendidos. Eso no quiere decir que sean débiles. Al contrario, saben ajustarse a las condiciones para seguir siempre de pie. Pueden parecer frágiles, pero su espíritu tiene la fuerza de un roble.

Si eres de los que eligieron este árbol, seguramente sientes que a veces las cosas te pasan por al lado si que puedas hacer nada por resolverlas. Lo que te falta, quizá, es tomar más decisiones sobre hacia dónde quieres ir, en lugar de dejar que tu entorno lo decida por ti.

3. Árbol nocturno

Si elegiste el árbol nocturno, es porque eres una persona trabajadora y emprendedora, a la que le encanta participar de distintos proyectos. Tienes una mente lúcida, que te abre caminos y puertas, y en general, eres capaz de conseguir las cosas que te propones.

Sin embargo, a veces te sobreexiges tanto que te sientes sofocado, y pedir ayuda no es lo tuyo. Al final, puede que termines tirando muchas cosas por la borda, por no haber sabido frenar a tiempo y tomarte un descanso para reflexionar.

4. Árbol con globo

Eres una persona trabajadora y determinada. Cuando se trata de trabajar por un proyecto que te importa, no tienes límites: lo das todo y un poco más también. Siempre priorizas tus proyectos a los de los demás, y tienes alma de líder, por lo cual no te cuesta conseguir que otras personas se sumen a las ideas que pones en marcha. Eres carismático y tienes mucha fuerza.

Sin embargo, el exceso de trabajo te puede jugar en contra. Cuando trabajas, te olvidas del mundo, y lo que más ansías es llegar lejos en tu carrera o vocación. Seguramente lo conseguirás, porque la fuerza con que encaras las cosas te abrirá el camino.

5. Árbol frutal

Si elegiste el árbol N° 5 es porque tienes una personalidad soñadora, que vive mucho en su mundo interior. Tú sabes perfectamente cómo las cosas deberían ser en tu vida, te conoces bien y tienes las ideas claras.

Lo malo es que a veces te cuesta llevar esos ideales a la vida real, pues a veces no tomas en cuenta que en el día a día las cosas no son tan blancas o negras como en tu cabeza. Si logras encontrar el equilibrio entre tus sueños, y las herramientas que pone a tu disposición el mundo y tu entorno, seguramente lograrás salir adelante, y alcanzar todos tus objetivos.

6. Árbol con pájaros

Finalmente, si elegiste el árbol 6, Seguramente eres un gran artista, o al menos, alguien que siente pasión por el arte como muestra del corazón humano. Miras el mundo con curiosidad, y te encanta embarcarte en proyectos nuevos e interesantes. Amas, por sobre todas las cosas, tu independencia: las cosas se hacen a tu modo, y no lo vas a negociar.

Tu gran desafío es no dejar que tu sensibilidad te debilite. La empatía que sientes por los demás, y por el mundo en general, pueden llevarte a sufrir mucho: no soportas las injusticias, ver a los demás afligidos, observar la maldad.